jueves, 12 de febrero de 2009

Un poema de Rolando Revagliatti

Cansados

Los huesos están cansados
No hay modo de no estar cansados
aunque haya descanso

Los huesos están exhaustos
Por eso no hay modo de no
estar cansados
aunque haya descanso

Los huesos, además, están hartos
de soportarnos, de tolerarnos
nos odien
o nos amen

Los huesos nos expulsan
suplican que los dejemos ir

Detestan que los retengamos
que los exijamos todavía

"No es humano!", chillan

( a mi madre)

2 comentarios:

Mónica Angelino dijo...

Un placer ver que tus poesías siguen rolando, Rolando.
Abrazo.
Mónica

Marcelo dijo...

En esta poesía se desprende cierto temor a tener un problema de huesos. Además, nos anticipa que con el correr de los años, nuestros huesos funcionarán esforzados y con serior riesgos de que no nos respondan.
Me parece una apreciación muy intelegente realizada por REVAGLIATTI.
Marcelo