domingo, 21 de junio de 2009

"Lo ocultado" por María Belén Sigot

¿Quién separa tu sangre de la mía?
Olga Orozco

La mujer alguna vez fue una niña que salía a buscar al padre que jugaba, eternamente, a las escondidas. Y mientras él correteaba por los cómodos pasajes de la ausencia, a ella, la de las pesquisas constantes, la entramparon horarios adultos, hacedores de las monedas que ninguna mano de hombre podría alcanzarle, aunque su infancia clamaba por juegos, libros y relojes libres.
La mujer alguna vez fue una muchacha que encontró al padre, que se ocultaba cerca, desmedidamente cerca, tras una máscara incrustada sobre el rostro, las manos, el abrazo, y lo dicho.
Entonces, la mujer alguna vez fue una muchacha que amordazó por demasiado tiempo lo que su cuerpo y su alma gritaban.
Pero la muchacha, ahora, es una mujer cansada de disfrazar nombres y palabras, hastiada de tanto secreto pesándole sobre los hombros. Una mujer decidida a pegarle un tiro en la sien al silencio, para que la verdad venga de una vez por todas a alivianarle los andares.

2 comentarios:

viviana dijo...

Cuantos somos los que tenemos ocultos al Padre, cuantos jugamos a la escondida, ocultamos el nombre, nos ponemos mascaras y tomamos caricias de recuerdos para sostenernos y de pronto un día crecemos nos miramos y nos reconocemos. Me conmovio tu poema Belén. Y ojalá de verdad podamos quitarnos esa mochila que traemos desde antes de nacer. Victoria Badín

Marcelo dijo...

Muy conmovedor. Me reflejó la niñez y la nostlgia.
Marcelo